De impuestazos tecnológicos y vinos

Vamos a ser sinceros. Los argentinos producimos y comemos el mejor asado del mundo –al menos hasta que alguien demuestre lo contrario- pero cuando se trata de industria, resulta casi imposible hacer foco fronteras adentro.

Por eso a consumidores primero y comerciantes después se les pusieron los pelos de punta cuando el Congreso sancionó la ley del “impuestazo” tecnológico, impulsada por el Gobierno para fomentar la industria nacional y popular.

Desde diciembre pasado, si queremos comprar tecnología de la tierra del tío Sam, del viejo continente o del país de los samurais tenemos que resignarnos a pagar un plus del 35 por ciento.

Cuesta acostumbrarse al “made in Tierra del Fuego” y no mirar torcido cuando hablamos de producir algo que no involucre vaquitas o granos.

Pero curiosamente hay al menos un producto cien por ciento argento que a nadie (o a casi nadie) se le ocurriría importar y ese, señoras y señores, es el vino. El gran vino argentino ¡salud!. Y no se trata de una cuestión de precios. La reconversión de viñedos desde la década del ’90 y la proliferación de románticos con el sueño de tener una bodega propia hacen que hoy el mercado ofrezca miles de etiquetas con una diversidad de calidades directamente proporcional a precios impensables en las mecas ancestrales de la vitivinicultura.

Ahora, una pregunta que me hago y todavía no logro responder es de qué repollo habrá nacido esta industria, que se florea por el mundo ganando reconocimientos y medallas, mientras que nuestros reproductores de DVD, por ejemplo, son considerados poco más que una vitrola tuneada.

Como sea, vale la pena brindar entonces por nuestros vinos, orgullo y pasión que avanza, cae y se levanta sin “impuestazo vitivinícola” como motor.

Para curiosos

Como dato extra, le consulté a mi amigo Seba, gerente de exportaciones de una bodega de Luján, cuánto me costaría traer un vino, digamos, de Francia. Acá les dejo la respuesta:

Derecho de importación:  Arancel Externo Común – Extrazona: 20%

Tasa Estadística: 0,5%

IVA 21%

Base de cálculo:

CIF (costo mercadería + Seguro + flete)

Pago ocasional dependiendo del importador:

IVA adicional: 10%

Ingresos Brutos: 3%

Impuesto a las Ganancias: 6%

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: